Mantenimiento

Cómo mantener limpia la nueva cama de mi mascota

Cuando tenemos una mascota conviviendo con nosotros recibimos un sinfín de beneficios. Sin embargo, como todo en la vida, la experiencia no está exenta de algunos inconvenientes, y uno de ellos, es que la nueva cama de nuestra mascota va a ensuciarse eventualmente.

Para el mantenimiento de la nueva cama será necesario contar con agua limpia y un jabón de uso común, que sea suave como el que se usa para lavarse las manos, cuidando que no entre agua en las uniones ni en los cantos de la cama.

Hay que evitar el uso de limpiadores que contengan abrasivos, ácidos o alcalinos, ya que dañan la superficie decorativa. En caso de derrame accidental, limpiar lo antes posible. También hay que tomar en cuenta que la exposición a objetos calientes durante un tiempo prolongado podría dejar una marca permanente en el producto. Hay que evitar exponer el mueble a la luz directa del sol.

Se sugiere mucha precaución del uso de materiales como: tinta, barniz de uñas, acetona, pintura, blanqueador y limpiadores domésticos cerca de los muebles. De ser posible no utilizar ni posar sobre el mueble.

Siguiendo estos pasos al menos una vez al mes, lograrás que tu mascota esté contenta y pueda descansar plácidamente en su nuevo rincón favorito del hogar.